¿Cómo es trabajar en una inmobiliaria?

2 de Agosto de 2018 Nadia Águila Méndez

El trabajo de agente inmobiliario, a priori, está al alcance de toda persona que desee trabajar. Posteriormente, como suele decir este dicho popular: “el movimiento se demuestra andando”. Trabajar en una inmobiliaria, es cierto que en principio está al alcance de cualquiera; de cualquiera que obtenga buenos resultados. Para ello, deberá presentar unas cualidades personales como; don de gentes, capacidad empática y organización. Como sucede en otros sectores del mercado, existen determinadas personas no autorizadas, que ejercen estas actividades profesionales, sin llegar a serlo. Este hecho, denominado intrusismo, viene siendo denunciado por compañeros de profesión, quejándose a su vez, de la imagen de chiringuito playero, que aportan al sector inmobiliario.

¿Es necesario poseer algún título universitario?

El trabajo en una inmobiliaria, no depende de los títulos universitarios colgados en la pared de la oficina, sino de la capacidad de organización, empatía y entusiasmo que aportan sus trabajadores. En este trabajo estas tres cualidades, aportan más valor que cualquier titulo universitario. Asimismo, si a estas tres cualidades le añadimos la experiencia, es decir conocer al detalle cómo se mueve el mercado en este sector, estaremos ante una persona perfectamente cualificada para desarrollar labores como agente inmobiliario.

¿En qué consiste el espíritu comercial?

  • La principal característica, además de las ya mencionadas, para trabajar en una inmobiliaria, es el espíritu comercial. Esta gran virtud comercial; empatizar con el cliente, se hace imprescindible, ya que una de las normas principales en las que se basa el mundo comercial, es que el cliente confíe plenamente en nosotros. Con esto, tendremos la mitad del trabajo hecho. Asimismo el espíritu comercial, se basa en dos características importantísimas:
  • Conocer el mercado inmobiliario de la zona
  • Conocer las necesidades de tus clientes potenciales

¿Qué funciones realiza una inmobiliaria en su día a día?

Para que una inmobiliaria pueda desarrollar sus labores comerciales, debemos fijarnos en una serie apartados, que harán más fácil y rentable la marcha del negocio:

Captación de inmuebles

Una de las principales funciones que debe desarrollarse al empezar esta actividad inmobiliaria, es la captación de inmuebles de manera exclusiva. De este modo, obtendremos de primera mano toda la información que necesitamos: conoceremos como está el mercado, qué precios se mueven y como son las condiciones con las que se están cerrando las ventas en la zona.


Captación de clientes

Aunque se tenga una amplia cartera de clientes, si no la renovamos o añadimos nuevos clientes potenciales, no cumpliremos nuestros objetivos.  Captar clientes para una inmobiliaria, es fundamental. Para ello, se deberá tener en cuenta dos aspectos básicos:

Plan de marketing

Al igual que debemos conocer el tipo de cliente que se está moviendo actualmente en el sector, es fundamental conocer al mismo tiempo cuales son sus necesidades, deseos y prioridades. Todo esto lo podremos analizar poniendo en marcha un adecuado plan de marketing.

Técnicas de venta

Una vez que tengamos claro quien es nuestro potencial cliente, cuáles son sus objetivos y hemos analizado como está el mercado en la zona, sólo queda empezar a vender. Para ello, será preciso tener bien definidas unas técnicas de venta. Estas técnicas de venta, estarán marcadas por la gerencia de la inmobiliaria, así como por la propia experiencia del agente inmobiliario.

¿Son necesarios los cursos de formación?

Esta experiencia que debe aportar el agente inmobiliario, se tiene que basar en unos conocimientos concretos, por lo que no es una idea descabellada, realizar cursos de formación para agente inmobiliario. Este hecho no es un requisito imprescindible, ya que como hemos mencionado anteriormente no se necesita ninguna titulación. No obstante, nos supondrá un conocimiento extra en diferentes campos como: marketing para inmobiliarias, finanzas, banca, ventas, contabilidad etc.

¿Cuál es la pieza clave dentro del organigrama de una inmobiliaria?

De este modo, podemos decir, que el trabajo en una inmobiliaria, necesita principalmente del espíritu comercial de sus trabajadores. Para ello no es necesaria ninguna titulación, pero sí una dedicación absoluta y concienzuda de como funciona el mercado y cuales son las inquietudes y prioridades de los potenciales clientes.