El sector inmobiliario a la caza de profesionales

4 de Octubre de 2018 Nadia Águila Méndez

En Acción Inmobiliaria por desgracia, vemos como el sector inmobiliario, se ha visto de nuevo inundado por gente incompetente. Los que se hacen llamar profesionales y no tienen suficientes conocimientos sobre el desarrollo comercial que supone la venta de viviendas. Los chiringuitos en forma de inmobiliarias, implicados en estafas y praxis, constituidas de la noche a la mañana. Estos ejemplos son la actualidad de sector inmobiliario. Para encontrar una solución a todo esto, debería existir una normativa que lo regule y una mayor experiencia profesional por parte de los miembros que componen el sector inmobiliario.

¿Sabes que el número de profesionales se ha incrementado casi en un 80 %?
Es un secreto a voces que el sector inmobiliario ha resurgido y se encuentra en uno de los mejores momentos de los últimos años despues de la temida crisis. La crisis laboral en la que se encuentra el país, sumado a este crecimiento, ha provocado un aumento de profesionales de casi un 80 % en los últimos cinco años. Este hecho debería de ser alagüeño para todo el sector, si no fuera porque la mayoría de estos nuevos profesionales, no cuentan con una formación adecuada. Una mala gestión en el desarrollo de la venta de una vivienda supone correr unos riesgos de cara al comprador, propietario o la misma agencia.

¿Qué requisitos profesionales exigen las agencias inmobiliarias a sus empleados?

Ante tal panorama, los organismos más representativos del sector han decidido intervenir, exigiendo la profesionalización del sector. Los chiringuitos de venta, a la hora de contratar a sus empleados, no se les exige ninguna titulación. En cambio, en las agencias profesionales como Acción Inmobiliaria, es necesario contar

con un nivel de formación profesional para poder aspirar a un puesto de trabajo. Esta diferencia se ve reflejada en situaciones como la duración de estas agencias, que, al igual que se crean en un día, desaparecen en otro, por falta de experiencia y profesionalidad.

¿Por qué es necesaria una regulación del sector?

Desde la zona más profesional del mundo inmobiliario, se lleva años luchando por una regulación del sector. Una regulación por otra parte imprescindible, después de sufrir numerosos escándalos y estafas en el sector. Esta mala imagen ha provocado una desconfianza y un alejamiento tanto de propietarios como de inquilinos hacia la figura de la agencia.


Los verdaderos profesionales del sector ponen de manifiesto la necesidad de implantar normativas y regulaciones. En Cataluña, se dio el primer paso, con la creación de un registro donde se puede comprobar las normas de acceso para agentes inmobiliarios. Asimismo, en otras comunidades autónomas, siguiendo el modelo catalán también lo hicieron suyo. Comunidades como Andalucía, Madrid, Navarra o País Vasco.

¿Cuál es la postura del Consejo General de Colegios Oficiales de la Propiedad en España?

A través de las declaraciones realizadas por el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de la Propiedad en España, sabemos que, no desean la eliminación del libre mercado, sino pactar unas bases como ocurre en el resto del continente. La libertad del mercado crece gracias a la imposición de unas normas. Estas normas basarán sus cimientos en cinco obligaciones:



  • 1.       Formación y aptitud de los profesionales
  • 2.       Tener a su disposición un local acondicionado
  • 3.       Solvencia económica
  • 4.       La obligación de disponer un seguro de responsabilidad civil, así como otro de caución.
  • 5.       Comprobar los antecedentes penales, evitando que los estafadores reincidan.

Con unas normas muy explícitas en sus obligaciones, los máximos responsables no bajan los brazos, intentando con su esfuerzo la profesionalización de este sector. La creación de los registros, son un claro ejemplo de que se va por el buen camino, con el propósito de alcanzar una verdadera responsabilidad civil y una formación adecuada entre sus profesionales que ayude a limpiar la mala imagen causada por los que se llaman profesionales sin unos conocimientos básicos.