El alquiler en la Renta 2018: cómo se declara y qué deducciones hay

16 de Mayo de 2019 Nadia Águila Méndez

La mayor parte de las comunidades autónomas poseen una deducción de alquiler IRPF en el arrendamiento de una vivienda. Esta deducción afecta fundamentalmente a los inquilinos, aunque también existe alguna que aporta beneficios fiscales al arrendador. Asimismo, a las ventajas autonómicas obtenidas por el casero se le debe añadir las del Estado. El arrendador tiene derecho a deducirse hasta el 60% de los beneficios vinculados al arrendamiento. Asimismo, el inquilino únicamente se puede acoger a las deducciones del Estado si la firma del contrato se produjo antes del 1 de enero de 2015. En el post de hoy de Acción Inmobiliaria vamos a ver que deducciones corresponden a la Comunidad de Madrid y a otras Comunidades Autónomas.

¿Conoces las deducciones por alquiler de la vivienda?

Comunidad de Madrid

Las deducción por alquiler de la vivienda en la Comunidad de Madrid en la renta 2018 es del 30%, con un tope de 1.000 euros. Esta deducción afecta a los inquilinos menores de 35 años que obtengan unos beneficios inferiores a 25.620 euros anuales o 36.200 si la tributación es conjunta.

No obstante, los inquilinos con una edad comprendida entre 35 y 40 años también pueden acogerse a esta bonificación si en el año 2018 han estado desempleados un mínimo de 183 días en el INEM y hayan tenido a su cargo al menos a dos familiares.

De igual modo, es preciso que las cantidades abonadas por arrendamiento rebasen el 20% de los rendimientos del contribuyente. Para poder acogerse a esta deducción el arrendatario debe haber entregado la fianza en el organismo que corresponda y haber reflejado el NIF del arrendador en las casilla 1122 y en caso de existir un segundo dueño, su NIF debe estar reflejado en la casilla 1125.

Cataluña

En Cataluña existe una deducción autonómica para inquilinos por el arrendamiento de una vivienda habitual fijado en el 10%, con un tope de 300 euros al año. Para ello es preciso cumplir estos requisitos:

El arrendatario de debe tener más de 32 años, obtener una renta inferior a 20.000 euros al año o 30.000 euros si la tributación es conjunta. Asimismo, debe haber estado desempleado como mínimo 183 días en el año 2018, estar en situación de viudedad y una edad mínima de 65 años.


Igualmente, el desembolso del arrendamiento debe superar el 10% de la renta del contribuyente, y dejar reflejado el NIF del arrendador en las casilla 1122.  En caso de existir un segundo propietario, su NIF debe estar reflejado en la casilla 1125. El tope puede alcanzar los 600 euros al año únicamente cuando a la fecha de la retribución del impuesto el tributario pertenezca también a una familia numerosa.

Comunidad Valenciana

 

En la Comunidad Valenciana existen diversas deducciones vinculadas al arrendamiento variando según las condiciones del arrendatario. Dispone de una deducción generalizada del 15% de las sumas abonadas con un tope de 550 euros. De igual modo, existe otra del 20% con un tope de 700 euros al año para los memores de 35 años o con alguna anomalía física o sensorial del 65%, así como del 33% o más en casos de anomalías psíquicas.

Asimismo, a estas condiciones deben añadirse otros requisitos como que el contrato de arrendamiento tenga una fecha posterior a abril de 1998 con una duración mínima de un año. Además debe tratarse de la vivienda habitual, y entregado la fianza a la administración comarcal que corresponda. Asimismo, los inquilinos no deben tener ningún inmueble en propiedad ni en uso en 100 km como mínimo de la vivienda alquilada o que el arrendatario no se desgrave actualmente por adquisición en vivienda habitual.